CIRCUITO ROMA

Febrero 12, 2019

Por Ariadna Chávez

Si bien Roma nos ha permitido conocer un retrato íntimo basado en los recuerdos de Alfonso Cuarón, ambientados en los años 70’s en la colonia Roma de la CDMX; también ha hecho posible ir más allá de la historia misma y nos proporciona elementos increíbles para diseccionar: una magnífica producción, pasando por una fotografía impecable hasta cuestiones que han generado debate y controversia. Pero hay un tópico igual de interesante que vale la pena comentar y que acompaña a esta gran producción: sus estrategias de exhibición. 

 

Roma es una película que Netflix (plataforma de video streaming de contenido multimedia bajo demanda) tiene los derechos de distribución, y desde el momento de comenzar a trazar sus ventanas de exhibición, se vio envuelta en algunas controversias. Esto por rechazar participar en el pasado Festival de Cannes con la producción de Cuarón, ya que éste le pidió a la plataforma que aceptara que la película se estrenara a nivel mundial durante el Festival pero Netflix rechazó participar debido a que Cannes cumple con la legislación francesa relativa a los estrenos cinematográficos que obliga a las películas a ser proyectadas primero en salas de cine antes que en plataformas audiovisuales on-line.

 

Netflix ha incomodado numerosas ocasiones a las cadenas de cine en muchas partes del mundo por su negativa a estrenar sus películas en las salas, como parte de su estrategia de ofrecer ese contenido sólo a sus suscriptores. Por este motivo, por ejemplo, ante las protestas de los cines franceses, el Festival de Cannes se ha negado a exhibir los filmes de Netflix.

 

Esta situación también hizo eco en una de las grandes cadenas de cine en México que a través de negociaciones buscaba que fuera exhibida en sus complejos, hecho que enfatizó el escaso número de cines en los cuales inicialmente podría ser vista, haciendo un evidente llamado a las salas independientes a levantar la mano y sumarse.  Esta apertura visibilizó este otro canal de exhibición que si bien tiene una tradición arraigada en nuestro país, no ha sido considerado dentro de los circuitos convencionales de exhibición: los cineclubes y las salas independientes. Ambos tipos de espacios han logran acercar el cine a comunidades que no tienen acceso a los grandes complejos en diferentes puntos de nuestro país.   

 

Otra estrategia que Roma adoptó fue la campaña que invitaba a organizar funciones desde las casas, escuelas o comunidades para que todos pudieran ver la multipremiada cinta. Aunque si bien esta idea fue de un usuario de Twitter, es de agradecer la consideración que tuvo la producción hacia las opiniones y sugerencias del público que se sumó a dar alternativas de exhibición al difundirse las pocas salas en donde se proyectaría.

 

Por lo anterior, Alfonso Cuarón fue cuestionado por la prensa durante los Globos de Oro acerca de la posible “muerte del cine independiente” al ya no ser exhibido en salas y centrarse únicamente en plataformas de streaming. Al respecto comentó:

 

¿Cuántos cines crees que proyectarían una película mexicana en blanco y negro, en español y mixteco, que es un drama sin estrellas de Hollywood? ¿Cuán grande crees que sería un estreno convencional en cines? Estoy teniendo un estreno mucho más grande que ese….la película se sigue proyectando. No fue un estreno cosmético. La película se estrenó hace más de un mes y sigue viéndose. No es común para una película extranjera….Sólo espero que la discusión entre Netflix y las salas de cine acabe. Deberían trabajar juntas y darse cuenta que esta discusión lastima al cine…”

 

Definitivamente las formas de hacer, narrar y ver cine están cambiando; es fundamental que productores, directores y distribuidores consideren y asimilen esta evolución. Al final, todo recae en el público a quien por lo visto, no le incomoda adaptarse a las nuevas propuestas de exhibición.